lunes, 30 de enero de 2012

Curiosidades del diccionario RAE

Si nos presentan las siguiente lista de palabras
bofia, canguelo, capullo [tonto], cubo [en el sentido de recipiente], curro, cutre, chorizo, chorrada, [ladrón], fetén, follar, gachí, gilipollas, guay, madero [policía], mamón [insulto], marrón [problema], molar [agradar], mono [bonito], paleto, parné, pichichi, pijo, pringado, subidón,  virguería,
las reconoceremos inmediatamente como típicamente peninsulares, algunas incluso quizá nos parezcan aún más locales (madrileñismos, tal vez). Si ese fuera el caso, debería aparecer una indicación, como en efecto sucede con "guay":
guay.
1. adj. coloq. Esp. Muy bueno, estupendo.
2. adv. m. coloq. Esp. Muy bien.
Pues bien, de toda la lista, "guay" es la única palabra con la señal Esp; las demás pasan por usos del español en general. Como esto, evidentemente, no es así, hace un tiempo consulté el problema con la RAE. Lo que yo daba por sentado es que todos estos (y muchos más que nos aburriríamos buscando) son españolismos que han omitido especificar, pero la respuesta fue que si los redactores no tienen pruebas de que sólo se usan en España, los dan por universales. Copio dicha respuesta.

En relación con su consulta, le remitimos la siguiente información:

Sobre el proceso de incorporación de voces al DRAE le remitimos a las explicaciones que se contienen en la correspondiente aplicación de nuestra página electrónica. Entre las voces que se incorporan al diccionario las hay, obviamente, de procedencia española, pero también de procedencia americana. Tenga usted en cuenta que las Academias americanas ejercen una constante labor de asesoramiento en el Instituto de Lexicografía. Por otra parte, ponemos en su conocimiento el uso en el DRAE de la abreviatura Esp., que marca los españolismos o voces cuyo uso se restringe geográficamente a nuestro país. En el caso de subidón, suponemos que la documentación con la que contaron los redactores que elaboraron el artículo no respaldaba esta afirmación. No obstante, transmitiremos sus comentarios al Instituto de Lexicografía para su valoración.

Como la duda no se me aclaraba, insistí "erre que erre" (otro españolismo universal).

Departamento de «Español al día»

Real Academia Española

El número de hablantes del español en España representa aproximadamente el 12 % del número total de hispanohablantes. No se entiende por qué voces típicas del uso peninsular, incluso coloquial, son presentadas en el diccionario como propias del idioma sin más. A no ser que se considere a los americanismos como desviaciones y a cualquier novedad del español peninsular ("marcha", "molar", "primo", "guiri", o frases como "a tomar por culo", "hacerse el sueco", "cacho bruto") como evolución normal de la lengua. El problema es particularmente grave para los hablantes de otros idiomas que aprenden español por esta norma engañosa y son inducidos a creer que se les entenderá en cualquier sitio cuando pregunten, por ejemplo, por el "lavabo" o cuando quieran "salir de marcha". Son muy pocos los vocablos y expresiones de este tipo en los que se adjunta la indicación "Esp".

Me respondieron con cortesía y aplicación, pero creo que de manera irrelevante:

En relación con su consulta, le remitimos la siguiente información:

     Le agradecemos muy sinceramente sus observaciones, que hemos remitido al Instituto de Lexicografía de la Real Academia Española, encargado de las enmiendas y adiciones al Diccionario académico, para que las estudie y eventualmente proceda a la enmienda correspondiente en la próxima edición.

     No obstante, no siempre es sencillo establecer perfectamente el área de uso de una voz. Si acaso en algún ejemplo, como guiri, parece que puede ser solo empleada en España, otros mantienen mayor expansión. Valgan unas escasas muestras:

     1978 Hoy, 01-07/02/1978 : EL LECTOR TIENE LA ÚLTIMA PALABRA (CHILE).
     Para poner las cosas en su lugar y en aras de la excelente calidad que ha mantenido HOY, estimo que no es ocasión para "hacerse el sueco".

     1988 Rojo, José Andrés Hotel Madrid (BOLIVIA).
     ¿Qué ha pasado? Que la torre se ha ido a tomar por culo. Y discúlpenme este vocabulario, pero debajo de esos sonidos es casi un exorcismo. El edificio se ha hundido, el hogar de las certezas, el baúl de las convenciones se ha abierto.  

     1991 Polimeni, Carlos, Luca / ARGENTINA).
Yo le hago la apología a la ginebra, pero ahora ya no quiero más. Nunca pensé que fuera el elixir de la vida, más bien es el elixir de la muerte, y te vas dando cuenta dentro de tu cuerpo, te vas dando cuenta que algo se está muriendo, se está extinguiendo. Pero había una época en que nada me importaba un carajo; ni grabar, ni los recitales, ni el público. Me tomaba todo y a tomar por culo. Ahora no. Quizá el éxito me ayudó a salir de eso.

     Reciba un cordial saludo.
__________
Departamento de «Español al día»
Real Academia Española

"Escasas muestras", en efecto. ¿Valen? Lo dudo. Hay un ejemplo argentino de "a tomar por culo". Ignoro por qué el señor Polimeni eligió esa expresión cuando decidió renunciar a la ginebra, pero puedo asegurar que fuera de este caso no la había yo leído ni oído jamás de parte de un hispanoamericano. Está claro que es muy difícil precisar el área de ciertos usos, pero nos interesan los usos típicos, no las ocurrencias estilísticas que podamos tener de vez en cuando.

Quizá lo más decente sería dejar estos coloquialismos más o menos regionales para cuando haya tiempo y ganas de estudiarlos en serio y separarlos en diccionarios especiales, en lugar de acumularlos de manera desordenada en un solo vertedero.

domingo, 22 de enero de 2012

El italiano en Argentina

Aunque la influencia del italiano en el habla de los argentinos es muy conocida (empezando por el acento), los argentinos no dejamos de sorprendernos al descubrir el origen italiano de ciertos usos. Así, fue para mí toda una revelación decubrir que el muy arraigado guarda (cuidado, atención) era italiano puro: guardare=mirar, atender. Una expresión típica es (o era) "guarda el hilo", sin significado específico. Encuentro un periódico ecuatoriano que explica verosímilmente el origen de esto último:

Guarda el hilo es una expresión ya en desuso que significa ¡cuidado!, como podría ser ¡ojo al piojo!, ¡guarda el Cristo! Etc, y viene de una época en que los albañiles inundaban los barrios con sus plomadas, cucharas, andamios, baldes, pastones y asados...construyendo y construyendo, casas, frentes, veredas y no como ahora que es más fácil usurpar un predio y montar un amasijo de chozas al mejor estilo primitivo. Antes el hilo se usaba para delinear contornos, enderezar paredes y marcar límites, todo lo que no casualmente falta ahora. (http://www.eldiario.com.ec/noticias-manabi-ecuador/77350-guarda-el-hilo/)
Es raro que esto aparezca en un medio ecuatoriano. El autor de este apunte es argentino; aquí se habla de baldes, pastones, asados y veredas, y dudo mucho que en Ecuador se usen los mismos términos, al menos no todos (sobre todo, no creo que exista la costumbre de hacer asados en la obra, probablemente ya perdida en la misma Argentina).

También es común el uso de "má" en el sentido de "pero" en expresiones como "má sí", "má cómo" ("má sí, me quedo en casa y no voy a trabajar"; "¿má cómo? ¿no te pagó?"). En Rosario (no sé si en otros sitios) los niños llamaban "chicato" al corto de vista (¿cegato?) y "chitrulo" al tonto (esta palabra la reencontré viendo Los Soprano).

Mi último hallazgo es el del origen del "siete de velos", el siete de oros de la baraja española. Se trata del italiano sette bello, deformado por olvido de su etimología. Lo encontré en un artículo de 1965, "Italianismos generales en el español rioplatense", de Giovanni Meo-Zilio (http://cvc.cervantes.es/lengua/thesaurus/pdf/20/TH_20_001_072_0.pdf).

En ese documento aparecen otras palabras familiares. Transcribo algunas:

cazote: cazzotto=puñetazo
corso: desfile de carnaval; corso= calle principal. [Una expresión en que se usa es "corso a
    contramano", para referirse, justamente, a una contrariedad o inconveniente. De paso,
    "contramano" es "sentido opuesto" en una calle.]
crepar: Otro hallazgo. [Según el autor, es "reventar"; yo sólo la conocía como sinónimo de "morir".]
cucha: 'casilla del perro, cubil' y, luego, 'cama', it. cuccia, del francés couche.
feta: 'tajada', it. fetta. [Se aplica en especial a las rebanadas del fiambre.]
lungo: 'persona muy alta'
ma qué!, it. macché, 'de ninguna manera!'.
paco: it. pacco 'paquete'. Originariamente 'paquete de papeles inservibles con los que se estafa,
    haciéndolos pasar por papel moneda'.
piantarse: irse [y un "piantado" es un loco (ver Balada para un loco de Piazzolla].
sentir: oír


sábado, 21 de enero de 2012

Observaciones de Bioy y Borges

Empiezo copiando algunas de las observaciones que aparecen en los diarios de Bioy Casares (el que contiene los recuerdos sobre Borges y el suyo). Se trata por lo general de comentarios a usos típicos argentinos, en especial de Buenos Aires. En primera persona, el que habla es Bioy.

Recuerda Borges que, en otros tiempos, se decía en elogio de algo: muy de la berenjena, muy de la banana. También observa que, en algunas frases, agarrar indica tomar una resolución, una brusca decisión: «Entonces agarró y se enojó conmigo». «Agarré y me fui a Lomas de Zamora.»

Nunca había escuchado lo de la berenjena; debe ser un porteñismo muy antiguo. El uso de agarrar como se describe aquí, en cambio, es universal en Argentina (recuérdese Mafalda, cuando uno de los personajes dice "si no, agarro y me voy" y le responden "agarrá y andate").

"Con tal de. Curiosa expresión. 'Con tal de salir de su casa, inventaba los más inverosímiles compromisos'. Cuando yo era chico [Bioy nació en 1914], había gente que decía 'por tal'."
"Trucha. Pícaro, truhán. 'Fulano de tal es un trucha', solía decir [Manuel] Peyrou, con mezcla de gratitud y desprecio."
"Trucha" también, y ante todo, significa "cara" (v. http://www.asihablamos.com/?word=trucha). Hoy en día se usan, en Argentina y Uruguay, "trucho" y "trucha", para referirse a cualquier cosa falsa (http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=trucha).

"Cuando se retira Juan José Hernández, mi padre dice de él: «Es un pergenio bastante ilustradito. Lo que dice es de interés. Me revienta». Con Borges, buscamos pergenio en Garzón y en Segovia.(1) Borges agrega otra acepción, ejemplificada en la frase: «¡Y pensar que este pergenio maneja toda la clase!». No siempre es de uso peyorativo (aunque en el fondo, sí)." (NOTA 1: 1. GARZÓN, Tobías, Diccionario Argentino (1910). SEGOVIA, Lisandro, Diccionario de argentinismos, neologismos y barbarismos (1911). En la acepción de «niño de corta edad, que tiene vivezas, desplantes o habilidades de una persona grande, o que es presuntuoso y altanero » [ABAD (1976)], el vocablo es un argentinismo.
Yo no conocía la palabra. Según la RAE, en Uruguay significa "niño" (http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=pergenio)

"Cualquier cosa: cualquier cosa que se cruce, cualquier dificultad. '¿Almorzamos el jueves? Bueno, cualquier cosa me llamás.'"   
Se usa en otros sitios de Hispanoamérica.

"Zungado. Palabra del tiempo en que me vestían. Mi abuela decía: 'este chico está todo zungado' (pronunciado a la argentina, sungado). Quería decir que las mangas de la camisa quedaron arrolladas cuando me pusieron las del saco.
Desde luego, una reliquia. Nunca oído. Parece que hoy, en Brasil, se llama sunga al tanga masculino.
                                                                                                                      





Apertura

Abro este blog para comentar temas del castellano. Esos temas se distribuyen, me parece, en dos categorías: la de las diversas variantes que encontramos en la Península y en América y la de lo que podríamos llamar el castellano "central" o neutro, el que nos sirve para comunicarnos sin equívocos por encima de nuestras peculiaridades (el que se le enseñaría a un extranjero, digamos). El primer asunto es fascinante y divertido, además de ser una materia en la que la autoridad está en los usuarios, que pueden aportar datos acerca de ciertos usos desde su propia experiencia. El segundo es más controversial; hay quienes creen que la búsqueda de una forma normal es un ataque elitista a la diversidad y riqueza del lenguaje "vivo". Esto es absurdo: así como es maravilloso que existan muchos idiomas, también es verdad que esto genera un problema práctico, que normalmente salvamos apelando a traductores o aprendiendo lenguas de uso extenso. De manera análoga, si un argentino y un venezolano, por ejemplo, necesitan entenderse, tenderán a dejar de lado las formas más particulares de su lenguaje y se moverán dentro de lo que consideren su idioma común. Y no habrá nada elitista en ello.
De entrada debo aclarar que no soy más que un aficionado, de modo que las observaciones que aparezcan aquí deben considerarse siempre como problemáticas.